Find the latest bookmaker offers available across all uk gambling sites www.bets.zone Read the reviews and compare sites to quickly discover the perfect account for you.
Inicio / Cartas del Lector

Cartas del Lector

Señores

Cali Cultural

Apreciados Señores:

Con gran placer leí mi primer Cali Cultural (Diciembre 2009) y quedé gratamente sorprendido por su contenido actual y profundo.

Que el gobierno permita publicar esa punzante realidad en algo mengua aquel Miedo a la Democracia que Mauricio Capelli analiza de manera elocuente. Pues al menos Cali Cultural admite el diálogo que propone la duda y reflexión, y la necesidad de compartir y confrontar ideas.

En un internado donde estudié, cuyo nombre no mencionaré por elemental decencia, imagínese el terror que nos producía un profesor a quién apodaban el Cura Taladro.

Sin duda, según Jaime Lozano Rivera,  uno de los especimenes más nefastos de aquellos que tomaron residencia permanente en El imperio de la mentira  y …suelen ofrecer, en nombre de la divinidad, la vida eterna para atesorar bienes (o mundanos placeres) temporales.

La afirmación de Alcibíades Paredes que la democracia colombiana es una de las más atrasadas, me permite traer a colación nuestra historia, pues nuestros inmediatos antepasados, léase Jamundíes, Lilíes, Pances y otras tribus, tuvieron un  gobierno donde las decisiones eran tomadas por una especie de cabildo de patriarcas. En corto, durante milenios su sociedad les garantizó algo que algunos siglos la democracia escasamente ha podido brindarle a sus ciudadanos, ser gobernados por los más competentes. Basta con apreciar la calidad de vida de nuestros indígenas antes que los atropellara la democracia para conceder su sistema social era mejor que la democracia importada, pues sin excepción su gobierno proveía techo, alimento y una ocupación productiva.

Tremendo desconsuelo produce la noción de Hernando Llano Ángel cuando propone que ser gobernados por un …heredero…  de los …crímenes de la “seguridad democrática”… sería …la inversión absoluta de la vida y sus valores de libertad y dignidad, subordinados a los imperativos del mercado y la seguridad de sus codiciosos inversionistas. Espero no perderme otra edición de su magnífico periódico.

Cordialmente,

LOUIS J. DE DEAUX
Sociólogo, Universidad de California, Berkeley

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *