Find the latest bookmaker offers available across all uk gambling sites www.bets.zone Read the reviews and compare sites to quickly discover the perfect account for you.
Inicio / Opinión / ELECCIONES DEL 24 DE ABRIL DE 2016 EN EL BARRIO SAN ANTONIO DE CALI UN EVENTO QUE IMPACTÓ A LA COMUNIDAD
El 30 de septiembre de 2016 la Secretaría de Bienestar Social y Desarrollo Territorial emitió el fallo definitivo en el cual se revocaba el fallo Nº 007 del 18 de julio de 2016 proferido por la Comisión de Convivencia y Conciliación de la Asojac 3, por medio del cual se declaraba la nulidad de este proceso y aceptaba los resultados de las elecciones, en las cuales ganó la nueva Junta (Lista 2) y quedaba, por lo tanto, como la Junta legal del Barrio San Antonio.

ELECCIONES DEL 24 DE ABRIL DE 2016 EN EL BARRIO SAN ANTONIO DE CALI UN EVENTO QUE IMPACTÓ A LA COMUNIDAD

Por: J. FERNANDO ORTEGA H.*

Hay dos versiones de los hechos que sucedieron en las elecciones de la Junta de Acción Comunal que se desarrolló el pasado 24 de abril de 2016.

De acuerdo a las versiones del presidente actual de la nueva J.A.C. del barrio San Antonio, señor Carlos Gálvez, hubo irregularidades en la preparación de las elecciones del mes de abril de 2016, primero los tarjetones que se habían socializado con  la Secretaría de Bienestar Social, no eran los mismos que se presentaron el día de las elecciones. La organización que le correspondía a los dignatarios de la junta anterior no la pudo hacer debido a que el señor Humberto Scafidi, que era el encargado de hacer los preparativos, tuvo un accidente y esto le impidió llevar a cabo esta organización.

Según el señor Gálvez, el Tribunal de Garantías, compuesto de tres personas nombradas por la junta directiva de la J.AC. no tuvo tampoco la preparación suficiente para llevar a cabo su trabajo.

El 24 de abril, día de las elecciones, comenzó con el movimiento, tanto de la comunidad como de algunos miembros de la Junta, estos últimos, trataban de organizar bien el espacio dentro de la Escuela Carlos A. Sardi,  ubicada en la Carrerea 5 entre Calles 2 y 3. Los organizadores presentaron tarjetones, como se dijo antes, que diferían de aquellos que habían sido socializados el día anterior por la Secretaría de Bienestar Social, sin embargo la comunidad inició su participación presentándose a votar a partir de las 10 de la mañana.

De manera inesperada ante los reclamos de los veedores que habían sido nombrados y las quejas de algunos miembros de la comunidad, la Secretaría de Bienestar Social obligó a los organizadores a cambiar dichos tarjetones, para colocar aquellos que habían sido socializados en la reunión el día anterior. Esta inesperada intervención y cambio abrupto generó disgusto entre los miembros de la Junta de Acción Comunal y los del Tribunal de Garantías.

Siendo las 12 del día, este Tribunal de Garantías se retira por este acto inesperado, presenta una carta de renuncia y la coloca en la puerta de la escuela y exige la interrupción de las elecciones. Esto produjo un desasosiego entre la comunidad que estaba presente y de inmediato “se regó la bola” de que las elecciones se habían anulado y por supuesto muchas personas que no tenían una información oportuna y fiel, se retiraron y muchas otras no participaron. Ante este hecho la Secretaría de Bienestar Social, exigió que las elecciones se continuaran, aún sin la presencia del Tribunal de marras.

Esta Secretaría explicó posteriormente, en el fallo final, que la ausencia de este Tribunal no podía impedir las elecciones, por lo tanto con o sin Tribunal las elecciones debían seguir su curso. Según los Estatutos de la Junta, es el Tribunal de Garantías el que debe organizar las elecciones mas no lo hicieron, además este Tribunal fue nombrado irregularmente, pues fue nombrado de manera extemporánea, afirmó el señor Gálvez. A pesar de este incidente, dice él, estas elecciones tuvieron la mas alta participación de toda la historia, pues participaron 350 personas y los resultados fueron favorables para la Plancha Nº 2 (192) con escasos votos de ventaja sobre la Lista 1 (158).

Según la versión de los integrantes de la Junta anterior, tanto los miembros de la nueva Junta, como la Secretaría de Bienestar Social y Desarrollo Comunitario no sabían cómo se elaboraban los tarjetones para la elección y esto fue lo que ocasionó todos los problemas y llevó a la confusión y caos de las elecciones. Según declaración de algunos de estos miembros, esta Secretaría le solicitó a la Junta una información detallada de cómo se debían realizar los tarjetones, pues como esta Junta, al igual que otra que existe en la ciudad y que se denominan “Consejos Comunales”, son las dos únicas que tienen una organización y estatutos que difieren de todas las demás juntas que existen en la ciudad en la forma de elegir y en la forma elaborar los tarjetones, que no son los mismos que utilizan todas las demás juntas de la ciudad de Cali; la Secretaría de Bienestar no conocía bien su funcionamiento y por eso buscó asesoría.

La junta anterior entregó la información respectiva, sin embargo, según ellos, esta Secretaría no la tuvo en cuenta y realizó una socialización que proponía una elaboración de tarjetones contrarios a lo establecido en los estatutos (Arts. 7 y 20 ) y la ley 743/02 Ar. 18 Parágrafo 2., es decir se presentaron tarjetones iguales a los de todas las demás juntas de la ciudad, cuando han debido de entregar los que se deben utilizar solo en los “Consejos Comunales”.

El día de las elecciones los organizadores y el Tribunal de Garantías colocaron tres urnas y los tarjetones, según lo ordenan los Estatutos del Consejo Comunal. Cuando varias personas de la Lista Nº 2 (candidatos, jurados, testigos y simpatizantes de esta lista) vieron el número de urnas, se opusieron y no dejaron que se colocaran las 3 que era lo reglamentario, sino dos. Pero posteriormente un funcionario del Cali 3 hizo levantar otra y solo quedó una en pié. Lo mismo sucedió con los tarjetones, un funcionario de la Secretaría de Bienestar Social ordenó cambiarlos por los que se habían socializado con la Secretaría de Bienestar Social el día anterior.

El Tribunal de Garantías, entendió esto como una intromisión grave y una ofensa al buen desarrollo de las elecciones y en protesta ante estos hechos se levantó a las 12 del día y dimitió de sus funciones colocando, como se dijo anteriormente, su carta de renuncia en un lugar público, fuera de la escuela. Los jurados de la Lista 1 y los testigos también se retiraron. Solo quedaron en la mesa los dos jurados de la Lista 2, que no tuvieron ninguna clase de fiscalización.

Por estos hechos, estas elecciones fueron impugnadas por vecinos que hacían parte de la Junta anterior, en esta impugnación se relataba todo lo sucedido y además se señalaba que había fraude por parte de algunas personas que sin tener derecho a votar, por no pertenecer al barrio lo habían hecho.

Mientras continuaba su curso la impugnación, se intentaron llevar a cabo encuentros o reuniones para tratar de llegar a un acuerdo, entendimiento o conciliación; una de estas, quizá la mas importante  fue la reunión en la cual participó el Alcalde Maurice Armitage, el Secretario de Bienestar Social y Desarrollo Territorial, Esaúd Urrutia Noel, la señora Martha Pérez, asesora jurídica y miembros de las dos planchas (los que se disputaban el derecho a aceptar los resultados y los que solicitaban repetir las elecciones).

De esta reunión, según el señor Gálvez, Presidente actual de la J.A.C., hubo una propuesta de parte de los nuevos elegidos en la cual ellos aceptaban repetir las elecciones siempre y cuando la Secretaría de Bienestar sancionara a los responsables de los errores cometidos en el desarrollo de las elecciones. Según la contraparte, se concertó otra reunión pero esta nunca se llevó a cabo. Por ese motivo la impugnación siguió su curso.

Esta impugnación se había enviado directamente a la Comisión de Convivencia y Conciliación de la Asociación de Juntas de Acción Comunal de la Comuna Tres. El resultado de esta decisión se presentó el día 18 de julio de 2016 con un fallo de anulación de la elección y la realización de una nueva elección. Contra este fallo la contraparte podía presentar un recurso de Reposición y subsidiariamente de Apelación, lo cual hizo en el tiempo indicado que era de cinco días y lo presentó ante la Secretaría de Bienestar Social y Desarrollo Territorial.

El 30 de septiembre de 2016 esta Secretaría emitió el fallo definitivo en el cual se revocaba el fallo Nº 007 del 18 de julio de 2016 proferido por la Comisión de Convivencia y Conciliación de la Asojac 3, por medio del cual se declaraba la nulidad de este proceso y aceptaba los resultados de  las elecciones, en las cuales ganó la nueva Junta (Lista 2)  y quedaba, por lo tanto, como la Junta legal del Barrio San Antonio.

La Junta anterior no aceptó, ni acepta este fallo por considerar que allí no existió imparcialidad y que los hechos no fueron analizados, ni juzgados en su debida forma, que hubo muchas inconsistencias, etc. El 30 de junio de 2016 el Secretario Esaúd Urrutia emitió la Resolución Nº 2016414630011703 en la cual inscribía en el Registro de Organismos de Acción Comunal a cuatro dignatarios de la nueva Junta. El 19 de septiembre de 2016 el señor Urrutia envió una carta de reconocimiento a la nueva Junta por “el compromiso y responsabilidad adquiridos en su labor de liderazgo comunal”.  Según los miembros de la Junta anterior este impreso estaba dirigido a todas las Juntas de Acción Comunal de la ciudad por la participación en estas elecciones y no como lo hacían ver los miembros de la nueva Junta, que publicaron esta carta junto con una convocatoria para que la comunidad creyera que este mensaje estaba dirigido solo a ellos, actitud que consideran incorrecta, pues dicen ellos, es una forma de manipular a la comunidad.

Pero como la votación fue muy cerrada y ambas planchas obtuvieron un elevado número de votos, estos resultados las favorecieron a ambas. Como eran nueve los Consejeros de la Junta Directiva a elegir, la Plancha Nº 1 tenía derecho a 4 cargos  y la plancha Nº 2 a 5 cargos. Pero la Plancha Nº 1 se negó a ocupar estos cargos y por lo tanto la Junta quedó integrada solo con cinco dignatarios.

En el mes de octubre la nueva Junta, se vio en apuros porque el libro de registro no le fue entregado por la junta anterior. Razón por la cual tuvieron que solicitar uno nuevo y solicitarle a toda la comunidad volver a inscribirse.

Numerosas personas no entendían por qué debían volver a hacerlo si ya estaban registrados anteriormente. Esto, por supuesto hizo que muchos no lo hicieran. Finalmente la nueva Junta obtuvo un nuevo libro y realizó la primera Asamblea General, aquí se le solicitó a los asistentes interesados en ocupar los cuatro cargos vacantes que postularan sus nombres. Los postulantes, presentaron en público un breve resumen de sus hojas de vida, pretensiones y experiencias y ahí  fueron elegidos los cuatro cargos que la plancha Nº 1 no había querido aceptar.

Según los estatutos, la Junta debe obligatoriamente realizar una Asamblea para proveer estos cargos vacantes. Además, cuando la Secretaría de Bienestar emite el fallo le ordena a la nueva Junta a convocar a una asamblea para que se provean los cargos vacantes.

Después del fallo, la nueva Junta solicitó también todos los archivos existentes, pero la Junta anterior se ha negado a entregarlos. Esto, de acuerdo al señor Gálvez, no ha ayudado a que la nueva Junta lleve a cabo una gestión correcta de su labor. Los miembros de la Junta anterior se niegan rotundamente a entregar los documentos y dicen que no lo harán por ningún motivo, ya que ellos no reconocen a la nueva Junta, como la entidad legal que representa al barrio.

Esta rivalidad, dirán algunos o división, dirán otros, entre dos bandos, sigue dividiendo a la comunidad y no permite que todas las acciones se encaminen por el rumbo deseado.

Sería aconsejable para la Junta de este barrio reformar los estatutos teniendo en cuenta todos estos hechos, ya que faltan perfeccionar, analizar y corregir muchos vacíos en los reglamentos relacionados con las elecciones y otros aspectos de la vida comunitaria, que pueden volver a suceder, para que los litigios que se presenten a futuro se resuelvan rápidamente, para que no se presten para malas interpretaciones por los vacíos que hay, para que no quede ese mal sabor de unos u otros frente a entidades de las cuales pueden dudar de su idoneidad y para que esto nunca mas vuelva a ocurrir.

No se trata de calificar o descalificar, de lo que se trata es de buscar la mejor forma de parar esta situación, sobre todo si se tiene en cuenta que a nivel nacional se llegó a un Acuerdo de Paz, y que en todos los rincones del país se respira un nuevo aire de posconflicto; además la misma Junta elegida (la nueva) tenía como slogan de su campaña “San Antonio mas que un barrio, un ejemplo de vecindad y cuidado” y mas aún, que ella misma participó por intermedio de siete vecinos que se llamaban “Vecinos Conversadores” en la Convocatoria Estímulos de la Secretaría de Cultura y Turismo, con un proyecto, de cultura ciudadana, titulado: “Fortalecimiento de habilidades dialogales en cultura ciudadana a través de la instalación de las nueve comisiones de trabajo de la Junta de Acción Comunal del Barrio San Antonio”. A este proyecto se le otorgó la suma de 14 millones de pesos para fomentar la participación de la comunidad en los asuntos del barrio. Muchos dirán: ¿Se logró este objetivo? Valió la pena presentar este proyecto cuando la comunidad sigue dividida? No será oportuno buscar otras formas de acercamiento y no solo preparar los comités de trabajo para que estos organicen o presenten proyectos o eventos? Tampoco se puede negar la buena intención de querer hacer algo positivo para el barrio.

Si queremos acercar a los vecinos, debemos de tratar de no descalificar al otro, de hablar de manera directa y con franqueza tratando de buscar todas las formas de resolver el motivo de la discordia y sobre todo, si de cultura ciudadana se trata, estar abiertos al diálogo, aún en condiciones casi imposibles. Somos humanos y vivimos en un país que se ha catalogado como un país violento y lleno de conflictos, pero es hora de buscar una reconciliación para hacer de este lugar un espacio de concordia y de Paz. Eso es estar a tono con los nuevos rumbos que nos traza el país en esta época del posconflicto. Porque el posconflicto no es solo para los rebeldes armados, las fuerzas armadas y las víctimas, debe ser un deseo de crear armonía entre todos los colombianos, eso es construir Paz.

Lo cierto es que este malestar reinante mantiene un statu quo de alejamiento, no permite que la junta anterior entregue todos los archivos y bienes que debería tener la nueva Junta y mas bien se presta para que hayan críticas de parte y parte, que lo único que puede lograr es mas distanciamiento, mas antagonismo y se presta para que la administración se haga la de la vista gorda para tantos asuntos importantes que atañen al barrio, como lo ha hecho hasta ahora, pues aquí podría ser muy evidente la máxima: “divide y reinarás”. Ojalá no vuelva a suceder lo que le ha sucedido a este barrio en varias ocasiones: que todos los archivos han desaparecido completamente y algunas Juntas han debido comenzar desde cero.

Hay que tener en cuenta que el Barrio San Antonio es considerado como un barrio ejemplar en la ciudad de Cali, por sus características, por ser un ejemplo de barrio singular que toda la ciudad, el país y el mundo lo visitan, por haberse catalogado desde 1992 como el “Barrio Cultural de Cali” y haber logrado a partir de esta fecha una gran transformación y orgullo para Cali y Colombia, y que esta calificación le ha permitido beneficiarse de numerosos privilegios de los que no gozaba antes de esa fecha, como haberse considerado a la Capilla y la Colina como Monumento Nacional, al barrio como Patrimonio Arquitectónico, de tener una categoría especial que le confiere excepción sobre los impuestos, poder tener cada habitante el derecho a crear su propio negocio en un área pequeña de su predio y tener una estratificación especial, entre muchos privilegios. Estas razones y otras deben ser suficientes para que nos unamos y miremos hacia adelante y para que entre todos nos veamos como amigos y como buenos vecinos, para que juntos podamos luchar contra las agresiones constantes que sufre el barrio y así colocarlo como un barrio digno de imitar.

*Defensor del Patrimonio Arquitectónico y Cultural e impulsor de la Imagen Cultural del Barrio San Antonio. Autor de numerosos artículos sobre este barrio.

About Cali Cultural

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *