Find the latest bookmaker offers available across all uk gambling sites www.bets.zone Read the reviews and compare sites to quickly discover the perfect account for you.
Inicio / Opinión / GOOD BYE, STATUS PREFERENCIAL

GOOD BYE, STATUS PREFERENCIAL

Por: RICARDO LEÓN RAMÍREZ LASSO*

Tras el triunfo de la revolución cubana el 1º de enero de 1959, encabezada por Fidel Castro Ruz (líder para unos, dictador para otros), Camilo Cienfuegos, Raúl Castro Ruz (actualmente, Presidente del Consejo de Estado y Ministros de Cuba) y Ernesto Guevara de la Serna (“Che”), entre otros, miles de cubanos (burgueses, partidarios de la dictadura batistiana y demás) tomaron vuelo a Miami, especialmente. Muchos iban a empezar una nueva vida, mientras los opositores al nuevo gobierno revolucionario le hostigarían de cualquier forma y precio. Era ahora su enemigo. El 3 de enero de 1961, el presidente de los Estados Unidos, Dwight David Eisenhower, cortó las relaciones diplomáticas con Cuba. El 15 de abril del mismo año, aviones estadounidenses con insignias cubanas atacaron varios aeropuertos en San Antonio de los Baños y Santiago de Cuba. Al día siguiente, Fidel Castro Ruz, declaró el carácter socialista de la revolución. Muchos huyeron nuevamente a los Estados Unidos, teniendo como prioridad Miami y otros países, en menor proporción. Vino después la invasión de Playa Girón el 17 de abril de 1961. Exiliados cubanos (de los mismos que se fueron en 1959, seguramente), entrenados y armados por la CIA (Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos) en la Nicaragua somocista, tratarían de derrocar al gobierno revolucionario, quien movilizó prontamente sus fuerzas armadas y la invasión de 1.500 hombres fue derrotada dos días más tarde. Una vez más volvió la ola migratoria y los prisioneros de la invasión fueron intercambiados por medicinas, alimentos y tractores. La política de inmigración cubana empezó a regir desde 1966, denominada “Ley de Ajuste cubano” y dice que cualquier persona que huya de Cuba e ingrese a los Estados Unidos, está autorizada para obtener la tarjeta de residencia permanente un año después. El nombre se modificó después a “pies secos, pies mojados” y fue consecuencia de la revisión de 1995 sobre la “Ley de Ajuste cubano”, la cual consistía en permitir el ingreso de inmigrantes provenientes de la isla sólo si han pisado la costa estadounidense. Ninguna otra comunidad latinoamericana ha tenido jamás esta prelación. En 1980, entre el 15 de abril y el 31 de octubre, se produjo el mayor éxodo desde el puerto de Mariel (en los denominados “vuelos de la libertad” entre diciembre de 1965 y abril de 1973, salieron más de 260.000 cubanos hacia Estados Unidos). Fueron 125.000 quienes abandonaron la isla en embarcaciones provenientes de Estados Unidos (Cayo Hueso en la Florida es el territorio más austral y está a 90 millas de Cuba, unos 150 kilómetros aproximados). Cuando Fidel Castro Ruz autorizó esta salida, aprovechó para desocupar cárceles y hospitales psiquiátricos, y así quitarse una problemática social de encima. Apareció un término para los que se iban en esta ocasión: “marielitos”. A posteriori, los que buscaban salir eran “lumpen, gusano o escoria”. Fue la venganza oral de quien se quedaba y apoyaba al gobierno. En el siglo XXI, la ola migratoria buscó nuevas rutas, donde creían tener predilección sobre otros inmigrantes de América Latina, Asia y África: Ecuador, Colombia, Guyana, Perú, Brasil y América Central (Nicaragua no permitió el ingreso de inmigrantes cubanos desde noviembre de 2015). Una travesía dura, extensa, costosa y peligrosa. Muchos murieron, otros fueron deportados, algunos encarcelados, unos pocos retornaron a Cuba voluntariamente y cuantiosos llegaron a la frontera de Estados Unidos con su carácter impulsivo y arrogante: -“señores, abran rápido el portón, somos cubanos”.  El 12 de enero de 2017, el saliente gobierno de Barack Obama, determinó eliminar de manera inmediata la controvertida ley de “pies secos, pies mojados” (muchos cubanos, luego de obtener la visa de residencia con todos sus beneficios, regresaban un día después a Cuba a restregar su nuevo status a las autoridades cubanas). Ahora los cubanos tendrán el mismo trato que el resto de inmigrantes, sobre todo latinoamericanos. –“Se acabó la teta”, expresará jocosa la comunidad estadounidense y latina, incluso algunos cubanos residentes en la Florida y el resto del país. Los inmigrantes cubanos creían sentirse superiores del resto latinoamericano (en muchos casos humillando al congénere de otra nacionalidad), inclusive de los mismos estadounidenses (nativos por generaciones, aunque en realidad, los nativos estadounidenses son las culturas indígenas: apaches, cheroquis, cheyenes, comanches, navajos, etc.), con su grotesca forma de hablar a gritos y su ordinariez (sin generalizar). Así que, good bye, status. El trato ya no es preferencial.

* Docente, escritor y conferencista

About Cali Cultural

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *