Find the latest bookmaker offers available across all uk gambling sites www.bets.zone Read the reviews and compare sites to quickly discover the perfect account for you.

LOS INDIGNADOS

Por: OMAR ORTIZ*

Un judío alemán de 93 años publicó en el 2010 un opúsculo de 60 páginas donde documenta los peligros que acechan a la democracia desde las teorías de libre mercado imperantes que privilegian el consumismo desmesurado en lo económico y la corrupción y el autoritarismo en lo político, dando como resultado nuevas formas de fascismo como las que llevaron a Europa a una catástrofe que costó la vida a más de 70 millones de personas. Stéphane Hessel, nombre de su autor, propende por una insurrección pacífica que enfrente esta amenaza latente y permita ampliar las formas de participación democrática, en especial la inclusión de los jóvenes, los desempleados, las minorías y en general de todos aquellos que se sientan víctimas de banqueros, financistas, políticos y propietarios de medios que han hecho de la insolidaridad, la negación a la cultura, la depreciación ecológica y el malestar social los principios que regulan Estados y Organizaciones Multilaterales. De estas palabras han surgido movimientos como el “15M-Democracia Ya”, en España que bajo el  lema, “No somos mercancía en manos de políticos y banqueros” ha logrado importantes movimientos de protesta como las “Acampadas del Sol” que han reunido en Madrid a miles de personas que comparten la indignación de los estudiantes, obreros y desempleados griegos o la de los promotores de las protestas de la llamada “Primavera Árabe” entre el 2010 y los primeros meses del 2011. La pregunta es por qué estas formas de protesta masiva contra la exclusión en todas sus formas no han tenido eco en países como el nuestro donde las desigualdades son tan graves que estamos próximos a competir en niveles de miseria con buena parte de los países africanos. Porque por una parte nuestros intelectuales y nuestra academia tienen una forma argumentativa que se aproxima a la palabrería de los políticos tradicionales, en ambos discursos  se usan muchas palabras para no decir nada. A lo que cotidianamente nos tiene acostumbrados el profesor Mockus.  Y por otra parte, tal vez la más relevante, porque como bien lo afirma Amartya Sen en su libro “La idea de la justicia”, “La gente desesperadamente pobre puede carecer del coraje para desear cualquier cambio radical y típicamente tiende a ajustar sus deseos y expectativas a lo poco que ve como factible. Se entrenan para disfrutar las pequeñas misericordias”.

*Abogado, Escritor y Poeta – Exdirector de Cultura del Departamento del Valle

About Cali Cultural

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *