Find the latest bookmaker offers available across all uk gambling sites www.bets.zone Read the reviews and compare sites to quickly discover the perfect account for you.
Inicio / Arte / RECUERDOS DE UN PRESAGIO MUSICAL

RECUERDOS DE UN PRESAGIO MUSICAL

Por: TOMÁS LATINO*

Diez años, una década. En la historia del jazz en ese lapso de tiempo, cambiaba radicalmente el estilo y el sonido; la música reflejaba inevitablemente los cambios sociales y el vibrar sonoro de la gente y su entorno vital.

Hace poco asistí a una celebración de dos lustros de existencia de un grupo teatral de Cali que no se realizó con bombos y platillos como es la costumbre, sino con bandas sonoras.

Este raro título en un concierto musical, los organizadores lo tomaron prestado del mundo cinematográfico y sugiere muchas cosas diferentes en manos de teatreros.

Banda sonora puede ser la de unos sicarios con metralleta; la de unos extorsionistas que realizan contra la gente una violenta percusión corporal con sus puños y patadas

Puede ser la del ejército nacional enarbolando solemnemente la constitución del país.

Otras bandas sonoras son las que hacen  las bolas de billar al chocar entre sí, a una, a dos y  hasta tres bandas.

Pero la más actual de las bandas, es la banda ancha con su sonar digital y su rapidez inaudita

La intención general que tuvieron los actores fue mostrarle en vivo al público algunas canciones que acompañaron los montajes en la historia del grupo.

Para esto se agruparon nueve músicos (dicen los teatreros), teatreros (dicen los músicos), que con una parafernalia instrumental de saxofones, trompetas y clarinetes; melódicas, acordeones y pianos; de bajos, baterías y guitarras no pudieron separarse del unísono vocal, de la subutilización de tanto recurso sonoro y sobre todo de la retahíla monótona de unas composiciones insípidas y aburridas donde no tuvieron contemplación en destrozar la melodía sugerente y sutil de la poesía de José Asunción Silva, de Rafael Pombo y de Porfirio Barba Jacob entre otros.

También fue evidente la desigual afinación y la inadecuada dicción en donde la buena literatura original se encontró aplastada e invadida por una ostentación sonora de micrófonos, amplificadores y consolas.

Claro que no podemos dejar de reconocer la positiva iniciativa del grupo de realizar sus propias  creaciones musicales y ejecutarlas en vivo.

Esta actitud es loable dentro del ámbito teatreril en donde todavía hoy se usan melodías a capella o pistas pregrabadas.  Sin embargo falta rigor y conocimiento. No todo puede sonar a Leo Masliah, sobre todo si no se tiene su genio. Hacer canciones para una obra requiere de una profundidad y de un equilibrio entre armonía, melodía y poesía.

Es oportuno pensar que la composición musical tiene la misión de convertirse en otra lectura, que basada en lo literario, realce y de relieve a lo poético del mensaje.

Por otro lado es imprescindible la transmisión de emociones sonoras y musicales que conmuevan al espectador.

En esto también falló el narrador de la historia quien se basó de manera lineal en el calendario anual y sucesivo de las obras, en lugar de tejer un cuento con triplicidad dramática capaz de enganchar a unos oyentes dispuestos y receptivos.

De hecho la selección y proyección de videos correspondientes a las piezas mencionadas y la presencia humana de los jóvenes creadores en escena en forma simultánea crearon inconvenientemente un doble juego no relacionado, entre lo virtual y lo real. Además la sonoridad de las bandas nunca contempló el necesario oleaje dinámico entre lo melódico y lo rítmico.  El concierto entonces resultó poco interesante repetitivo y bastante tedioso.

 Sin embargo a pesar de los aplausos y las alusiones expresas al ministerio de cultura esta  agrupación joven tiene el derecho de experimentar con actos concretos, con sinceridad y sin falsas posturas.

Y así el recuerdo de un anticipo siempre se puede transformar en una nueva ocasión para crecer, consciente siempre que en el público (el destinatario mayor) hay gente que ve, presagia y siente las cosas de muchas y distintas maneras.

*Mimo y compositor musical. Director de escena y pedagogo artístico. Catedrático de arte, autor literario, realizador de programas radiales y columnista de prensa. Pionero del movimiento de Teatro en la Calle en Colombia y destacado en libros de historia del teatro colombiano.

About Cali Cultural

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *