Find the latest bookmaker offers available across all uk gambling sites www.bets.zone Read the reviews and compare sites to quickly discover the perfect account for you.
Inicio / Opinión / TECNOLOGÍA Y VEGETARIANISMO
“…Hoy, algunos países luchan contra el hambre, otros contra la obesidad y otros tantos requerirán más de tres planetas para preservar su excéntrico modus vivendi, donde se adquiere lo innecesario (por no agredir con otro término: grotesco), mientras la deuda del usuario con el banco será eterna, excepto se piense lo contrario…”

TECNOLOGÍA Y VEGETARIANISMO

Por: RICARDO LEÓN RAMÍREZ LASSO*

Desarrollo Sostenible fue un concepto que eclosionó, acertado en teoría, unos veinte años antes del siglo XXI. Allí se hablaba de la conservación del medio ambiente para evitar la destrucción de la flora y fauna, y que el ecosistema no se viese afectado; paz (alguien escribió en letra elegante sobre una pared recién pintada de una avenida principal: “la paz de los ricos es el silencio, la humillación y la miseria de los pobres”), igualdad y respeto hacia los derechos humanos, además, debía existir democracia (¿habrá existido alguna vez en países sometidos a la corrupción y mentira de sus gobernantes o será una forma sempiterna de distracción popular para la consolidación del poder?). Finalmente, se debían satisfacer las necesidades sociales de la población: alimentación, vestimenta, vivienda digna y trabajo, de tal manera que la pobreza desapareciera (no se dice en qué porcentaje, pero que desapareciera. Al fin y al cabo, las estadísticas son una forma interesante de maquillar apropiadamente cada guarismo). Se planteó la posibilidad de mejorar la tecnología (debe aclararse que el ser humano ha utilizado tecnología todo el tiempo, cada una acorde la época), de tal manera que el medio ambiente pudiese recuperar el ritmo afectado por la actividad humana para así evitar déficit en recursos. Efectivamente, sucedió lo impensable: la tecnología avanzó tanto (se dice que en los últimos cincuenta años ha avanzado más que en toda la historia de la humanidad), que se convirtió en un objeto imparable, mientras la sociedad pasó de un letargo casi invisible (1900 a 1960) a un consumismo exagerado entre las dos últimas décadas del siglo XX y la actualidad. Hoy, algunos países luchan contra el hambre, otros contra la obesidad y otros tantos requerirán más de tres planetas para preservar su excéntrico modus vivendi, donde se adquiere lo innecesario (por no agredir con otro término: grotesco), mientras la deuda del usuario con el banco será eterna, excepto se piense lo contrario (el poder estará de juerga porque es un dólar más de utilidad y aquello fortalece el status). ¿Qué pensará la juventud actual del trato al planeta y sobre todo al agua?, ¿culpará a la juventud anterior (padre, abuelo, bisabuelo, tatarabuelo, etc.) del deterioro o continuará demasiado ocupada con sus oídos entretenidos y las manos en una conversación urgente a través del chat que no puede esperar? Quizás cada cual comente cómo le fue en el baile y qué propuesta se espera para salir del atolladero, sin embargo, para otros, ni fu ni fa. Para un alto porcentaje, la tecnología es su vida, sin ella no existe, simplemente. Los vegetarianos (veganos y ovolactovegetarianos) aseguran que una fórmula podría ayudar al planeta si el ser humano disminuye o deja de consumir carne (bovino, porcino, ovino, aves de corral, caprino, equino y caza). En este tipo de producción alimentaria, el uso de agua potable es primordial y en algunos casos se abusa tanto que su escasez sería un peligro para todos. Según, The Vegetarian Resource Group: “el agua es imprescindible para darle de beber al ganado y para limpiarlo. Y se gasta una cantidad enorme de agua cuando estamos hablando de más de 10 mil millones de animales criados para convertirlos en comida únicamente en los Estados Unidos, cada año. Pero la manera en que la agricultura animal consume más agua es de forma indirecta. Una gran cantidad de agua potable se utiliza para producir el alimento que come el ganado. En comparación, se requiere mucha menos agua para cultivar los cereales, las legumbres, las leguminosas, las frutas y las verduras que componen una dieta vegetariana típica”. Tecnología y vegetarianismo, dos elementos sine qua non para el ser humano. Por un lado, la tecnología avanza a pasos gigantescos y el planeta sufre la herida del exceso; por otro, pareciera que el vegetarianismo fuese una especie en proceso de extinción, aunque debiera ser lo contrario, porque su filosofía no es otra que ayudar a la conservación del único lugar que se tiene para vivir. Para finalizar, se debe aclarar: no se está a favor o en contra de quien consume o no algún tipo de carne, sencillamente, su consumo o no, no hace que una persona sea mejor que otra (hay quienes ostentan un diploma, un billete de más o un arma y creen sentirse un centímetro más allá de lo normal para pisotear al congénere como ha sucedido todo el tiempo). Hay otras maneras de hacer la vida más responsable y respetable. ¿Prefiere usted un bosque o un desierto? Cada cual decide el camino a recorrer para que el futuro del planeta no sea un imaginario negativo como el año 2070 (donde la población sometida recibe su estipendio en agua desalinizada y ha sido arrinconada a guetos controlables para que el poder socioeconómico pueda disfrutar, bajo la protección de un arma, los pocos espacios verdes y agua). Ojalá el primero, nada más.

* Docente, escritor y conferencista

About Cali Cultural

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *