Find the latest bookmaker offers available across all uk gambling sites www.bets.zone Read the reviews and compare sites to quickly discover the perfect account for you.
Inicio / Opinión / VENÍ AL TEATRO MEMORIAS DE UN FESTIVAL VENIDO A MÁS

VENÍ AL TEATRO MEMORIAS DE UN FESTIVAL VENIDO A MÁS

Por: TOMÁS LATINO*

Cuando el sector  de teatro de Cali, conformó la Mesa Conceptual después de muchas reuniones y discusiones, de llegados y retirados, de seleccionados y no seleccionados y se perfiló el Festival Internacional de Teatro 2016; y cuando la Secretaría de Cultura puso el ojo en el evento y tomo las riendas de la organización en sus manos, le asignó un presupuesto y un director, lo llenó de secretarias y coordinadores, de camisetas negras y marrones, de programas y afiches y toda la parafernalia publicitaria, fue cuando  la ciudad cultural tuvo un halo de esperanza y soñó con recobrar ese lejano pasado, casi mítico, de la Cali teatral. Aprovecharon entonces la ocasión para hacerle un homenaje (muy merecido) a Enrique Buenaventura y las huestes escénicas se prepararon para participar en esta fiesta rediviva.

Con una formal inauguración en el Teatro Municipal que destacó inmerecidamente la figura oficial de la Secretaria de Cultura quien dijo unas huecas palabras de apertura, se dio inicio a la lángida representación del Teatro Nacional de México que al terminar dejó al público asistente entre -las nubes y las tinieblas­­- y algunos no entendieron porque la gente le hizo una ovación a una obra casi narrada, que no impactó, no trasmitió emociones y sobre todo que las dos actrices al hablar sin proyectar sus débiles voces, no le permitieron a los espectadores seguir el argumento textual.

La gestión de la parte oficial, luego de otorgarle al Festival mil millones de pesos, una falta de fe gigantesca y enarbolar el prejuicio de que al caleño no le gusta el teatro, comprometió (por las dudas) la asistencia de colegios y fundaciones para “asegurar” el cupo de las diferentes salas concertadas. Pero la gran sorpresa fue que la gente sí llegó al teatro, en su mayoría jóvenes ávidos a los cuales no les importó estar con tres horas de anticipación con tal de no perderse la representación de una obra programada. Claro está que la masiva asistencia, más los compromisos adquiridos con otras instituciones, dieron lugar a conflictos en las entradas de las salas, puertas cerradas, vigilantes estrictos y organizadores perplejos a los que se les salió de las manos el slogan de: Vení al teatro.

El buen nivel del teatro callejero sacó la cara por el Festival y demostró que una butaca y un techo no garantizan una pieza de calidad. Las funciones fueron diversas y dejo clara en los espectadores la premisa de que el teatro no siempre es complaciente. En general se vio un óptimo desempeño del oficio y las propuestas fueron honestas y abiertas.

Ahora desde la organización están pensando para el próximo, en regular la masiva respuesta de la gente, vendiendo  una boleta. Entendamos que una vez al año en una fiesta no se debe cobrar (sobre todo con un alto presupuesto oficial) y que la formación de público es a largo plazo. Habrá eso sí que habilitar otros escenarios (escuelas, colegios y otras instituciones que tengan un aforo mayor) y dejar de concentrar esta actividad en las pequeñas y conocidas salas de siempre.

Felicitamos a los gestores, pero les recordamos que los grupos de teatro locales necesitan patrocinio todo el año para producir de manera digna lo que luego se mostrará en este evento mayor que destaca a la ciudad. En todo caso, Vení al teatro, porque en el futuro las puertas que hoy se cerraron, estarán mañana abiertas.

*Mimo y compositor musical. Director de escena y pedagogo artístico. Catedrático de arte, autor literario, realizador de programas radiales y columnista de prensa. Pionero del movimiento de Teatro en la Calle en Colombia y destacado en libros de historia del teatro colombiano.

About Cali Cultural

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *